jueves, 6 de enero de 2011

Decepciones y resurgimientos (I)

La decepción es la sensación que te queda cuando te hacen bajar del cielo al infierno sin escalas en el purgarotio. - Un decepcionado.

Una de las sensaciones más difíciles de superar es la decepción, esto sucede porque mientras más expectativas tienes sobre una persona y/o situación, más grande es la misma. Generalmente cuando te decepcionan, lo hace la persona a la que le tienes más fe, de la que menos lo esperas, de la que menos quieres que lo haga.

El camino a la decepción es largo, pero lleno de diminutas señales. Una vez se toma, pocas veces da marcha atrás. Nos enteramos de que estamos inmersos en él cuando el golpe es inevitable.

No existe tal cosa como la persona perfecta, sino la idealizada. Somos humanos, tomamos miles de decisiones en el transcurso de nuestra vida y lo normal es acertar en muchas pero fallar en más todavía.

Más importante que el momento de decepción es el del resurgir. Y es así simplemente porque a veces nos cuesta levantarnos después de recibir un golpe.

La realidad es que aquello que te decepciona simplemente estaba destinado a suceder y a dejar una lección. ¿Que pudimos aprenderla de otra manera? Tal vez sí, pero generalmente ni la mejor de las explicaciones vence a la maestra por excelencia: La experiencia.

Así que quedan algunas cosas por hacer.

Aceptar y aprender la lección: Que lo que te sucedió no sea en vano, y que te sirva de aviso para situaciones futuras.
Despejar tu mente: Mientras más piensas, más revives lo sucedido. Si vas a darle vueltas, que sea para aprendizaje y no para sufrimiento.
Nadie más debe pagar las consecuencias de lo sucedido: El resto del mundo no tiene culpa de nada, incluso pueden no tener idea de lo sucedido.


Amigo, aprende tu lección, respira profundo, ajústate el cinturón y sigue adelante, el camino no se termina. La función apenas acaba de comenzar...

Neo.

9 comentarios:

  1. buena reflexión, a darle con todo pase lo que pase siempre...

    ResponderEliminar
  2. Es el único camino. La vida no se para nunca y nosotros no nos podemos quedar detrás.

    ResponderEliminar
  3. Bueno poeta ritero, creo que las decepciones son cheveres... por que? porque nos recuerda que nadie es perfecto, cosa que me parece una belleza de realidad! =). La vida no es unicornios y duendes comiendo helados sobre un arcoiris como mucha gente nos quiere hacer ver... Sin embargo, yo he aprendido que las decepcion no es la criptonita, es lo que te vuelve superman(woman?) por que ella te hace saber quien eres, que crees y tu conviccion en la vida! =).

    P.D: Listo? Happy now?! xD.

    ResponderEliminar
  4. Para recordar que nadie es pefecto nomás que tenemos que hacer memoria un ratico lei, y sí, al final siempre te hacen más fuerte, pero no agradecería nada vivir de decepción en decepción.

    Serán cosas mías, pero yo es que no quiero ser indestructible :P

    ResponderEliminar
  5. Eduardo Cárdenas.enero 07, 2011 5:16 p. m.

    Uno empieza por negar la situación, al principio no quiere aceptar lo que está viviendo, aprendió a vivir acompañado y de repente se encuentra con una realidad muy distinta.

    Le sigue una furia desatada por el mismo hecho, pensando que una de las partes pudo no haber tomado tan en serio toda la cosa, rabia hasta con uno mismo por permitir que todo esto pasara, rabia hasta con el perro de su casa que no ladró esa noche cuando la conociste y permitió que la(lo) conocieras.

    Luego piensas que tal vez todo no está perdido, empiezas a buscar la manera de que todo se solucione, empiezas a ceder aun mas espacios de lo que has cedido. aun mas del debido para luego darte cuenta que en definitiva no es beneficioso para nadie.

    Mas tarde llega una profunda depresión, baja el ánimo, el apetito, empiezan a rondar los recuerdos. la mente empieza a buscar reminescencias de la persona que te decepciona en objetos, personas o situaciones.

    Por último llega la aceptación. Se llega a la etapa en que simplemente se busca o se trata de ver todo lo bueno que pasó, se trata positivamente la ruptura y pues... El tiempo sigue pasando y no va a esperar por nosotros..

    ResponderEliminar
  6. El señor Cárdenas acaba de describir la depresión post decepción genérica.

    Hermanito eso es lo que pasa, siempre, siempre son los mismos pasos uno detrás del otro.

    Gracias a dios el último paso termina llegando más rápido cada vez.

    ResponderEliminar
  7. Verga hermano le quereis quitar el puesto a manuel rosales de filosofo del zulia jajaja...

    Como bien descibe tu escrito y lo que apunto taliberto el tamaño de una decepcion es proporcional al tamaño de la expectativa que te creaste.

    Lo más ironico es que eso es ciclico, es decir, que cuando ya te metiste en la cabeza que nunca más te ibas a generar expectativas acerca de alguien y que simplemente de tomaras cada cosa poco a poco; llega alguien y te vuelve a ilusionar y uno de pendejo cae.

    Pewro bueno como dicen tus tiburones vamos pa encima de lo que venga jeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajajjajajaja arriba los tiburones, carajo!

    Y sí hermanito, eso es como decir "No bebo más". Es un vicio.

    ResponderEliminar

Siéntanse libres de dejar su opinión.